Cómo encontrar tu dirección profesional

¿Hasta dónde quieres llegar como profesional?, ¿hacia dónde te quieres mover?, ¿a dónde dirigirás tus acciones? Para poder orientar tus energías, debes saber cuál es tu dirección profesional, cuál es tu objetivo.


No todos lo tienen claro, pero si quieres crecer debes encontrar tu dirección, ese ¿para qué?


Porqué es importante marcar la dirección profesional


Tener en la mira el lugar a donde se quiere ir, saber tu para qué, ayuda a centrarse en las acciones que te llevarán hacia ese lugar. Te permite poner atención a lo importante, es un apoyo al momento de tomar decisiones y elegir prioridades. Podrás identificar qué cosas te acercan o te alegan de lo que quieres.


En cambio, cuando no se tiene un camino, uno se dispersa con cosas que llevan lejos del objetivo, trayendo frustración.


Y cuando esto pasa es posible que se decida dejar ese proyecto que iniciaste con tanto entusiasmo, al pensar que no está funcionando. Cuando en realidad lo único que necesitas para reorientarte es tener claro tu dirección profesional.


Cómo puedes encontrar tu dirección profesional


1.- Conócete

Tienes estudios, un área de especialización, experiencia, pero, ¿sabes realmente cuáles son tus talentos?, eso en lo que te diferencia, puede darte un norte sobre áreas para especializarte o ampliar tus servicios, o realizar un giro inesperado a tu perfil profesional.


2.- Establece tus valores

¿Cuáles son los valores que regirán tu marca profesional?, ¿cuáles estarán presentes en tu misión y visión?, ¿le darás prioridad a la creatividad, empatía, flexibilidad, a la honestidad?, tener claro cuáles son tus valores es primordial, puesto que te guiarán en tu camino, te ayudarán a decidir qué acciones tomar o qué proyecto aceptar y cual no.

Considera que estos valores también son capaces de irse adaptando, y evolucionando de acuerdo al avance de tu carrera profesional.


3.- Investiga sobre tu sector

También debes ver hacia afuera, en este sentido, identificar cual es el sector al que te quieres enfocar, qué oportunidades ofrece, si esta en crecimiento, cuánta competencia hay, qué tipo de profesionales y clientes hay. 

Conocer este tipo de datos puede llevarte a modificar tu dirección, o a confirmar tu objetivo.


4.- Formación continua.

Ya tienes definidas tus habilidades y conocimiento, sin embargo, debes seguir formándote, sobre todo en estos tiempos en donde la información se renueva a cada momento. Continuar aprendiendo es ampliar tus posibilidades, renovarse y no morir.

Entonces, un aprendizaje dinámico es clave para tu dirección profesional.


5.- Que sea medible.

¿Cómo saber si vas avanzando?, que los resultados que esperas conseguir puedan medirse, es como te darás cuenta si las acciones que estas tomando funcionan, si la dirección tiene sentido y vale la pena.

Al medir las acciones puedes ir redefiniendo tus objetivos, modificándolos. Al establecer tu dirección considera cómo vas a medir los resultados.


Ahora dime tú, ¿crees que necesitas redefinir tu dirección profesional?, ¿estás trabajando en ella y sientes un estancamiento?


 ¿Tienes alguna duda de cómo estructurar tu dirección profesional?, ¿crees que puedo ayudarte?, comunícate conmigo y con gusto me pongo en contacto contigo.


Gracias por visitar el blog. Hasta la próxima!!


Un abrazo

Wendy

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo